Vuelve la F1 al Circuito de Barcelona-Cataluña

Manuel Molins

La cuenta atrás para el Gran Premio “Fórmula 1 Emirates Gran Premio de España 2019” en el Circuito de Barcelona-Cataluña de Montmeló ha empezado. Si bien esta cita se lleva celebrando desde 1991, la historia de relación de Barcelona y Cataluña con la Fórmula 1 es mucho más larga. De hecho, ya que en los años 1951 y 1954 se celebraron sendos Grandes Premios en el que fue el circuito de Pedralbes.

Fue más tarde, en los años 1969, 1971, 1973 y 1975 que se volvió a correr en el legendario circuito de Montjuïc. No obstante, el campeonato dejó de celebrarse en Barcelona después de un desgraciado accidente y el llamado Circo de la Fórmula 1 en el Circuito de Barcelona-Cataluña no volvió hasta principios de la década de los 90.

La relación de Cataluña y Barcelona con el motor ha sido y es muy estrecha e intensa. No solo por el calendario de carreras en Montmeló tanto de coches como de motocicletas, entre los que destacan con brillo propio el Gran Premio de F1 y el Gran Premi Catalunya de MotoGP. Pero también por otros eventos como el Rally RACC Catalunya-Costa Daurada, las 24 Horas de Catalunya de Motociclismo, etc. Todas estas competiciones tienen como consecuencia un importante impacto asociado en diversos aspectos.

EL CIRCUITO APORTA MULTITUD DE SINERGIAS, CON IMPACTO ECONÓMICO EN EL ENTORNO

Una de las actividades importantes en el Circuito son los entrenamientos, concretamente es tradicional que la Fórmula 1 haga un par de tandas de tests al inicio a cada temporada. Además, en otras competiciones en las que los equipos pueden hacer entrenamientos privados sin limitaciones se hacen pruebas y puesta a punto de los coches/motos de carreras.

Por otro lado, desde hace muchos años se han instalado en los alrededores del circuito todo un conjunto de empresas asociadas al mundo de la competición, tanto del mundo de los coches como de las motos. Una de las míticas fue JJ Cobas Engineering SL, que se especializó en la puesta a punto de chasis y suspensiones de motocicletas tanto de trial como de velocidad llegando a crear su propia escudería. Todo ello sin olvidar la fábrica de DERBI que tantos títulos mundiales consiguió con pilotos como el mítico Ángel Nieto, Don “12+1”.

También es de destacar la repercusión económica del Circuito en el entorno, incluida Barcelona, no solo en los ámbitos ya mencionados, sino también en el hospedaje, restauración y diversión. Se cifra el impacto alrededor de 340 millones anuales. Por otra parte, cada año coincide este Gran Premio con el Salón del Automóvil de Barcelona, con lo que confluyen las sinergias que producen ambos eventos.

LA RENOVACIÓN DEL CONTRATO CON LA FÓRMULA 1 HA DE SER EL OBJETIVO PARA LOS DIVERSOS ACTORES QUE SE BENEFICIAN

Este año es el último Gran Premio en este Circuito con el contrato vigente entre la Fórmula 1 y la sociedad que lo gestiona. Las negociaciones entre las dos partes para la renovación ya han comenzado. El presidente del Circuito, Vicenç Aguilera, manifestaba su optimismo en la renovación todo y el interés de otros circuitos por hacerse con la carrera, pero al mismo tiempo recalcó que una negociación compleja y laboriosa como ésta requiere tiempo para cerrar un acuerdo.

Cabe ver y desear una resolución positiva de esta negociación, pues estamos hablando de intereses deportivos, de imagen por la repercusión mediática que da un evento de estas características a todo el entorno del Circuito, de intereses económicos tanto en el ámbito del hospedaje, restauración y diversión, como en las sinergias que supone al basto número de empresas dedicadas a la competición. Y, por qué no, apetece ver en directo los duelos entre Hamilton, Vettel, Verstapen, Botas… y también entre Mercedes, Ferrari o Red Bull.