Volvo lanza una línea de vehículos microhíbridos

Manel Molins

La categoría de vehículos híbridos modernos que se inició con los Toyota Prius y Honda Insight ha ido madurando. Inicialmente eran vehículos testimoniales que tenían una cuota de mercado escasa, pero triunfaron en California por las exigencias medioambientales impuestas. En Europa hasta hace pocos años han tenido una presencia residual, habiéndose mantenido el Toyota Prius de forma continua en el mercado pero con diversas evoluciones, convirtiéndose en el más popular y conocido del planeta.

Actualmente, muchas marcas ya han incorporado en su gama vehículos de esta clase, por supuesto Toyota y Honda, pero también Lexus, Hyundai, Kia, Mazda, Volkswagen, BMW, Mercedes… Y es que, ¡hasta Ferrari dispone de un modelo híbrido! Una de las últimas incorporaciones ha sido Volvo.

Este fabricante sueco tiene el honor de haber sido el primer fabricante de automóviles occidental comprado por un empresa china, Geely. En esta nueva etapa, Volvo está llevando a cabo una puesta al día de sus carrocerías, y ahora ha introducido la tecnología microhíbrida en sus motorizaciones.

VOLVO SE SUMA AL CLUB DE LOS HIBRIDOS SUAVES O MICROHIBRIDOS

Concretamente, ha estrenado las versiones electrificadas denominadas “Mild Hybrid” en los modelos XC60 y XC90, dentro de su estrategia para que el próximo año el 20% de sus ventas sean de modelos con algún tipo de electrificación, y que en 2025 el 50% correspondan a coches eléctricos.

Su propuesta es la de un motor térmico que se complementa con un motor-generador eléctrico asociado a un avanzado sistema de recuperación durante el frenado, y una batería pequeña a 48V para almacenar esta energía recuperada. El sistema está pensado de forma que la unidad eléctrica no sustituya al motor térmico convencional, sino que lo complementa ayudándolo en el arranque o en una aceleración, y por otra parte esta energía recuperada se utiliza para las demandas eléctricas internas. Todo ello supone una reducción del consumo y por tanto de las emisiones contaminantes de hasta un 15%.

Este sistema de hibridación “Mild Hybrid” o “Hibridación suave” o “Microhíbrido” descarga de trabajo al motor térmico en los momentos de exigencia de par y además hace que éste no pierda ni gaste energía en satisfacer las demandas de elementos como la dirección o climatización, pues son satisfechas por la energía almacenada en la batería.

LOS MODELOS QUE INCORPORAN AHORA ESTA TECNOLOGíA SON LOS SUV XC60 Y XC 90, QUE SE BENEFICIAN DE UN MENOR CONSUMO CON UN MíNIMO INCREMENTO DE PRECIO DE COMPRA

Con ello se consigue la etiqueta ambiental “ECO” de la DGT con los beneficios que proporciona tanto fiscales como en posibilidad de circular en las zonas restringidas de las ciudades. Por otra parte, esta configuración de hibridación se realiza sustituyendo el alternador y motor de arranque por un motor-generador y empleando una batería pequeña en comparación con los híbridos convencionales, lo que redunda en un incremento de precio realmente modesto respecto a un vehículo con motorización térmica no híbrida.

Volvo ha implementado esta tecnología tanto en motores diésel como gasolina, el conjunto motor B4 equipa un motor diésel 2.0 microhíbrido de 197 CV y está dotado con un cambio automático de 8 velocidades, disponible solo en el  modelo XC60. El B5 equipa un motor 2.0 diésel o gasolina microhíbridos  de 235 CV y 250CV respectivamente que puede equipar tanto el modelo XC60 como el XC90.