¿Listo para preparar el roscón de Reyes en casa?

Victoria Gómez

El roscón de Reyes es una de las tradiciones más conocidas del día 6 de enero cuando disfrutamos de este desayuno, postre o merienda en la mesa para despedir la navidad. Este año os animamos a que probéis de prepararlo en casa y disfrutar de un buen rato en la cocina preparando esta famosa receta.

En la mayoría de las casas el roscón se compra pero para los más cocinillas la receta tradicional es muy sencilla y fácil de preparar para disfrutar de un postre esponjoso y perfecto para despedir las navidades con un buen sabor de boca.

Ingredientes

  • Harina de fuerza 400 g
  • Mantequilla a temperatura ambiente 70 g
  • Azúcar 100 g
  • 2 Huevos
  • Licor 20 ml
  • Agua 100 ml
  • Leche 30 ml
  • Ralladura de naranja 1
  • Levadura 20 g
  • Agua de azahar media cucharadita
  • Sal
  • Almendras en láminas
  • Fruta escarchada
  • Azúcar granulado

La receta

Para empezar verteremos en un bol grande 350 g de harina dejando un hueco en el centro donde añadiremos el azúcar, la levadura disuelta en el agua templada, el licor, la leche, la ralladura de naranja, el agua de azahar y la mantequilla. Una vez añadidos los ingredientes empezaremos a mezclar ligeramente y añadiremos uno de los huevos junto a la sal y empezaremos a amasar la mezcla.

Una vez amasada y unidos los ingredientes pondremos la masa en una superficie con harina (para que no se pegue la masa) y seguiremos amasando hasta conseguir una mezcla elástica que no se pegue en la superficie (se puede añadir harina para que no se pegue las veces que sea necesario).

Una vez tenemos la masa haremos una bola con un agujero en el centro dándole la tradicional forma de roscón, una vez tenemos la forma la dejamos reposar durante una hora aproximadamente (aprovechamos para precalentar el horno a 200ºC).

Antes de introducir al horno debemos pintar el roscón con huevo batido y decorarlo al gusto de quien lo consume con ingredientes como fruta escarchada, las almendras fileteadas o el azúcar granulado. Una vez tenemos la decoración lo horneamos de 15 a 20 minutos hasta que veamos que el roscón este dorado al gusto.

Una vez lo sacamos lo dejamos enfriar y ¡A DISFRUTAR!