La cumbre sobre el clima termina con un firme compromiso: 0 emisiones en 2050

La joven activista sueca Greta Thunberg protagonizó el momento más emotivo de la jornada

Manel Molins

Ante la evidencia del cambio climático y sus consecuencias que ya constatamos, también ante las previsiones de nuevas disfunciones meteorológicas si no revertimos la tendencia actual de variación climática, y ante los informes de que podemos conseguir limitar el calentamiento global a 1,5ºC solo si se propician cambios rápidos, de amplio alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, el secretario general de la ONU, António Guterres, convocó para el 23 de septiembre la CUMBRE DE ACCIÓN CLIMÁTICA 2019 en la sede de la ONU en Nueva York.

Dicha Cumbre tuvo como objetivo principal animar a los países participantes a que sean ambiciosos en sus compromisos climáticos, y a acelerar la implementación actuaciones con influencia climática de cara a 2030 y adelante, como se establece en el Acuerdo de París. La Cumbre reunió a Jefes de Estado y de Gobierno, líderes empresariales, académicos y científicos, jóvenes, representantes de la sociedad civil, líderes locales, así como al sistema de las Naciones Unidas.

LA CUMBRE DE ACCION CLIMATIVA DE LA ONU CONVOCÓ NO SOLO A POLITICOS SINO TAMBIÉN A EMPRESARIOS Y DIRIGENTES DE LA SOCIEDAD CIVIL

Los Acuerdos de París establecieron como objetivo, entre otros, controlar el incremento de la temperatura del planeta en 2ºC e incluso 1,5ºC, pero no se concretaron las acciones a acometer, entre otras cosas porque dependen de cada país, cada uno con su estructura económica y social que influye en cómo enfocar esta cuestión.


El Secretario General ha hecho un llamamiento a todos los líderes políticos, financieros, empresariales, de la sociedad civil y de sectores públicos y privados para que implementen planes concretos y realistas para mejorar sus contribuciones específicas a nivel nacional para 2020, para programar reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45 % en los próximos diez años (2030), y para conseguir cero emisiones netas para 2050.

Uno de los momentos más emotivos fue el discurso de la activista sueca Greta Thunberg, quien declaró que los líderes mundiales han de actuar de forma enérgica ante el cambio climático y aseguró que están fallando a los jóvenes, quienes no piensan perdonarles. En un apasionado y emotivo discurso ante los asistentes al evento, Greta señaló que “estamos al principio de una extinción masiva, y todo de lo que podéis hablar es de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¿Cómo os atrevéis?”.

Esta Cumbre del Clima de Naciones Unidas terminó con el compromiso de 77 países de reducir completamente a cero sus emisiones de CO2 en 2050. Esta iniciativa de naciones, denominada «Grupo 2050», también acoge a empresas, regiones, ciudades e inversores con el objetivo de poner freno al calentamiento global en un máximo de 1,5º C.

EL EMITIVO DISCURSO DE GRETA THUNBERG IMPACTO EN LOS ASISTENTES, FINALIZANDO LA CUMBRE CON EL COMPROMISO DE 77 PAISES DE REDUCIR A CERO SUS EMISIONES DE CO2 EN 2050

Una de las evidencias es acabar con la dependencia del carbón como combustible para luchar contra el cambio climático, a menos que en un futuro se desarrolle a nivel industrial tecnología viable de captura de CO2. Pero no todos los países están preparados para adoptar medidas como acabar con el carbón como combustible.


Analizando el caso de las últimas medidas al respecto en Chile, Alemania y Polonia, constatamos que la canciller alemana Ángela Merkel dio a conocer su plan de 54.000 millones€ para reducir un 55% los gases de efecto invernadero en Alemania para 2030, el plan de Merkel prevé cerrar las plantas de carbón antes de 2038. El presidente de Chile, ha anunciado un plan para cerrar ocho centrales termoeléctricas de carbón para 2024 de las 28 operativas actualmente, el plan también recoge la total descarbonización del país para 2040 Chile, siendo el objetivo remplazar esta energía por energía limpia, procedente de fuentes renovables. El reverso de la moneda es Polonia en la que el carbón ha sido y es el recurso energético básico de hogares e industria, en la actualidad, unas 300.000 personas trabajan de forma directa o indirecta en la minería polaca del carbón, y el problema de abandonar el carbón para Silesia, región donde se extrae, es inmenso.

Cada país ha de encontrar su camino, hacia este objetivo global.