Impresión 3D: Una realidad que será imprescindible

Impresora 3D

Manel Molins

La impresión en 3D ya hace años que se ha implantado en el mercado, no obstante aún no ha traspasado la barrera de convertirse en un artículo de consumo. Ciertamente con las posibilidades de desarrollo que tiene y la segura reducción de costes se convertirá en un elemento imprescindible en el sector industrial y en el de los servicios, y después de ello traspasará al ámbito doméstico.

Las impresoras 3D se basan en el concepto de fabricación por adición de capas sucesivas creando así un objeto tridimensional. Inicialmente utilizaban solo termoplásticos que se funden en el cabezal y solidifican justo después de su aplicación. Actualmente se han desarrollado nuevas impresoras que permiten utilizar materiales metálicos, e incluso en medicina se están utilizando tejidos para crear implantes artificiales.

LAS IMPRESORAS 3D YA SON UNA REALIDAD, QUE POCO A POCO SE VAN ABRIENDO CAMINO, SOBRE TODO EN EL SECTOR INDUSTRIAL

Una de las grandes ventajas de las impresoras 3D es que ofrecen a los desarrolladores de productos la posibilidad de imprimir partes y piezas hechas de diferentes materiales en las fases previas de desarrollo de un producto para construir prototipos. Ello permite optimizar las fases de desarrollo de un producto, tanto en cuanto costes como en rapidez, pues el desarrollo que se haga durante la jornada laboral, se imprime en una pieza durante la noche, pudiendo a su vez en la próxima jornada analizarla y seguir con su optimización.

Impresora 3DOtro campo en el que ya se obtienen ventajas competitivas es en de la fabricación de piezas en pequeñas series. Ello evita tener que fabricar moldes o tener que manufacturar las piezas con complejos trabajos de mecanizado. Un ejemplo paradigmático es el poder imprimir un colector hidráulico metálico de una pieza, mientras que si se mecaniza, inexorablemente se ha de construir en varias piezas con un peso total de más del doble.

No obstante, el campo industrial que más evolución ha de tener es el de las piezas de recambio. Actualmente, se debe tener un macrostock de piezas para poder dar un servicio rápido de suministro de repuestos, o bien, esperar a su fabricación lo que conlleva en general semanas de espera. Un planteamiento que ya desde el diseño se tenga en cuenta la posibilidad de hacer piezas imprimibles en 3D, y una base de datos con las piezas que pueda alimentar a una impresora 3D, ya sea en la propia industria o en un distribuidor local, permitiría primero reducir de forma drástica el stock de piezas de repuesto y segundo poder disponer de estas piezas en unos plazos muy reducidos, cosa que influye de forma determinante en la productividad.

EN EL FUTURO PRÓXIMO SE VA A DESARROLLAR ESTA TECNOLOGÍA INCLUSO EN EL ÁMBITO DOMÉSTICO

En medicina, se están utilizando impresoras para la fabricación de prótesis, cuyo diseño y acabado se basa en la morfología real del paciente. De esta forma se tiene una prótesis a medida lo que disminuye también el tiempo de intervención quirúrgica al minimizar los ajustes que se han de hacer. También se están desarrollando tejidos artificiales tanto para el aparato circulatorio como piel para quemaduras.

Impresora 3DFinalmente, en el ámbito doméstico, el poder experimentar con la creación de piezas o poder imprimir en 3D pequeños repuestos estará al alcance de los aficionados al bricolaje e informática. Todo un mundo nuevo que se abre aplicable a las actividades domésticas.