Estados Unidos sale del acuerdo de París

Manel Molins

La comunidad científica hace tiempo que está lanzando mensajes de preocupación respecto al cambio climático y en consecuencia pide que se tomen medidas urgentes para minimizar las emisiones contaminantes, instando recientemente que se declare la emergencia climática. En este sentido, Cataluña declaró formalmente la situación de emergencia climática y ambiental el pasado mes de mayo, y la ciudad de Barcelona decreta la emergencia climática a partir de año nuevo de 2020, adoptando diversas medidas entre ellas la limitación de circulación de vehículos contaminantes.

Paralelamente, Estados Unidos se desdice de su compromiso de adhesión al pacto global para combatir el cambio climático adoptado en el Acuerdo de París que se aprobó el año 2015 en la COP21 (Conference Of Parties, que reúne a los países para combatir el cambio climático). El gobierno presidido por el expresidente Barack Obama ratificó por Estado Unidos el acuerdo simultáneamente con China, comprometiéndose a recortar entre un 26 y un 28% las emisiones de gases de efecto invernadero. En esa conferencia participaron 197 países, de los que finalmente 195 firmaron el acuerdo, quedando fuera Siria y Nicaragua.

EL PRESIDENTE OBAMA FIRMO LA ADHESIÓN DE EEUU AL ACUERDO DE PARÍS, FRUTO DEL COP21 CELEBRADO EN PARÍS EN 2015

El actual presidente, Donald Trump, ya en su campaña electoral planteó su desacuerdo con los acuerdos de París, y amenazó con salir de este acuerdo en base a las tesis negacionistas que sostiene sobre el cambio climático. En sucesivas conferencias, la posición de Estados Unidos ha sido la de ralentizar el desarrollo de los acuerdos, siendo en la COP24 celebrada en Katowice (Polonia) en 2018 donde se han hecho más evidentes las reticencias de un grupo de países entre los que destacan los Estados Unidos y Brasil.

Todo este proceso lleno de recelos culmina a principios de noviembre de este año, cuando el Secretario de Estado, Mike Pompeo, anuncia formalmente la retirada de EEUU del Acuerdo de París. Este es el primer paso para abandonar el pacto global para combatir el cambio climático. De momento es el único país que ha planteado formalmente su renuncia al acuerdo.

El Secretario de Estado afirmó perseguir “el crecimiento de nuestra economía y garantizar la energía para nuestros ciudadanos, el nuestro es un modelo realista y pragmático”. Dado que el acuerdo de París establecía el compromiso de permanencia de al menos 4 años, no ha sido hasta ahora cuando EEUU ha podido presentar su renuncia, que se hará efectiva un día después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el 4 de noviembre de 2020.

MIENTRAS LOS PAÍSES AVANZADOS MANTIENEN SU COMPROMISO CON EL CAMBIO CLIMÁTICO, EEUU RENUNCIA AL ACUERDO DE PARÍS

De momento, los demás países siguen con sus políticas de ratificación del Acuerdo y la presentación de sus proyectos para recortar las emisiones de efecto invernadero. Además, Naciones Unidas, China y la Unión Europea han afirmado que seguirán defendiendo el histórico tratado, aunque EEUU se retire.

Es chocante que a pesar de que EEUU es uno de los países que tiene más emisiones, haya decidido retirarse del Acuerdo. Además, que querer impulsar las industrias locales de petróleo, gas y carbón, en concordancia con sus tesis negacionistas del cambio climático, ha llegado a aseverar que el cambio climático es “un invento de China para dañar la economía estadounidense”.

Por tanto, dada la importancia de la renuncia de los EEUU y de la emergencia climática anunciada por la comunidad científica, la conferencia COP25 adquiere una importancia relevante para determinar qué acciones se van a tomar, qué compromisos adquieren los países y con qué financiación se llevan a cabo. Esta conferencia se celebrará del 3 al 13 de diciembre de este año en Madrid bajo la Presidencia de Chile.