Energía Termosolar: Una realidad con futuro

TERMOSOLAR

Manel Molins

Las centrales termosolares se han consolidado en el mercado eléctrico y en un futuro se reforzará su posición dada su capacidad de poder generar energía al atardecer y a la noche, cuando la fotovoltaica no produce y en general decae la producción eólica.

Este tipo de centrales tiene como fuente de energía el sol, que se capta con grandes espejos, esta energía se utiliza para la generación de vapor el cual acciona una turbina, la cual mueve un generador produciendo electricidad. Este sería el diseño de una central convencional que solo generaría con el ciclo solar, no obstante, este tipo de centrales se pueden combinar con un almacenamiento intermedio de energía o bien se pueden hibridar con otro tipo de fuente de energía, como la biomasa, con el objetivo de poder generar energía eléctrica cuando no haya radiación solar.

La forma más habitual de complementar el campo solar ha sido el almacenamiento de la energía térmica captada por el campo solar en depósitos de sales fundidas. Ya hay centrales que pueden generar electricidad durante las 24 horas del día, pero ello no debe llevar a pensar en una competición entre la tecnología fotovoltaica y la termosolar, bien al contrario se pueden complementar de forma satisfactoria.

Energía termosolarEn un día soleado, las centrales fotovoltaicas pueden generar de forma más barata, pues sus costes de construcción han disminuido de forma drástica en los últimos años. El coste del kWh es notablemente más bajo, no obstante, hoy en día no hay una alternativa viable económicamente para almacenar energía en baterías y entregarla por la noche de forma masiva. Es aquí donde las centrales termosolares con almacenamiento tienen sentido, pues su capacidad de almacenar durante el día para generar durante la noche se podrá hacer a un precio incluso por debajo de los ciclos combinados de gas. Esta configuración, complementaria a la fotovoltaica, contribuiría a la integración de energía renovable en el sistema, optimizaría las infraestructuras de transporte eléctrico, y contribuiría a la estabilidad de la red.

Así pues, en países de medio oriente ya se están licitando centrales que solo generan a partir del atardecer y la noche a partir de la energía captada durante las horas diurnas de fuerte irradiación solar. Si a esta ecuación añadimos la hibridación con otras fuentes de energía renovables podríamos incluso seguir generando en episodios nubosos que duren varios días.

Energía termosolarA parte de España que cuenta con 50 centrales termosolares, de las cuales una tercera parte tienen almacenamiento y una es híbrida con biomasa, otros países como Estado Unidos, Sudáfrica, los países de Medio Oriente y ahora China están desarrollando numerosos proyectos de nuevas centrales termosolares con almacenamiento. Es decir estamos ante un sector que claramente es una realidad y que, en un futuro, con el cierre de las centrales nucleares, ha de tener un papel clave en la gestionabilidad de la electricidad, dando cobertura durante las horas en que otras tecnologías renovables no generen como la fotovoltaica y la eólica. Así lo indicaba hace ya tiempo la Asociación Española para la Promoción de la Industria Termosolar (Protermosolar) a través de su estudio “Transición del Sector Eléctrico: Horizonte 2030”.