La tecnología transforma el sector de la restauración

Mariana Medina O.

Los procesos internos y externos en el sector de la restauración y la gastronomía se han visto impactados por los desarrollos digitales, modificando así la experiencia de los consumidores a través de los avances tecnológicos.

De esta manera, no solo se ha generado que el sistema de aprovisionamiento, procesamiento y conservación de alimentos sea más óptimo, brindando un producto de calidad al cliente, sino que también sea ha tenido la oportunidad de ofrecerle al consumidor una experiencia de servicio en el restaurante más innovadora y atractiva, haciendo más rentable el negocio.

La inversión en tecnologÍa crecerá en 2019

Es por esto que se prevé que la inversión en tecnología en este sector aumente en el 2019, pues el 83% de los dueños y responsables de negocios de restauración evaluados en el estudio realizado por Basque Culinary Center y TechFood Consult, consideran que la tecnología es relevante para su negocio, lo que genera una oportunidad de crecimiento en el mercado.

Para cumplir con los objetivos estratégicos del negocio, la tecnología también puede ser de gran ayuda para temas relacionados con ventas, rentabilidad del negocio, reducción de costos operativos y productividad. Esto siempre teniendo en cuenta el objetivo final, que se centra en mejorar la experiencia del cliente a través de la interacción y posterior fidelización con la marca, ya que debido al incremento de la competencia, los clientes se han vuelto menos leales.

Un buen servicio ligado a los avances tecnolÓgicos

Servicios como wifi gratuita, el pago con el móvil y sistemas de pedido remoto a través de códigos QR que permiten al usuario la opción de acceder la carta, realizar el pedido y pedir la cuenta, son algunos de los servicios que se planean implementar en los negocios de restauración durante el 2019.

De esta manera, se espera un crecimiento sustancial en este sector, dada la alta posibilidad de aplicar la digitalización a la cadena de valor de negocio, que permite adaptarse a un nuevo cliente mucho más exigente y cambiante, marcado por las tendencias tecnológicas.