Conferencia del clima COP25

Conferencia climática COP25

Manel Molins

Se ha inaugurado la Cumbre del Clima denominada “Conference Of Parties – COP25” bajo la Presidencia de Chile, pero tiene lugar en Madrid durante las dos primeras semanas de diciembre. Una cumbre accidentada, pues inicialmente se debía celebrar en Brasil, pasó a Chile tras la renuncia a organizarla por el nuevo presidente de Brasil, y posteriormente la reciente situación social en Chile ha aconsejado trasladarla a Madrid manteniendo la presidencia de Chile. Esta cumbre climática ha despertado la atención no solo de los medios sino también de multitud de personas y sectores de todo tipo.

Cabe destacar que los recientes episodios meteorológicos, algunos de los cuales han causado desastres en ciertas zonas del planeta; junto con los informes de científicos cualificados, que confirman una subida de las temperaturas del planeta y, lo que es más preocupante, su incremento previsto en las próximas décadas. Todo ello derivará en modificaciones climáticas de nuestro entorno con consecuencias significativas y graves para la vida cotidiana.

Conferencia del clima COP25Mientras tanto, algunos países, o mejor dicho algunos dirigentes como los presidentes de los EEUU y Brasil niegan estas evidencias y contradicen a reconocidos científicos que argumentan sus conclusiones en datos reales tanto del pasado como actuales. Afortunadamente hay muchos otros grandes países, como los de la UE y China, y también empresas que bien han estado aplicando medidas desde hace tiempo o bien han modificado su posición recientemente en aras de reconocer el problema y abordarlo.

LA CONFERENCIA COP25 ESTá EN MARCHA DEBATIENDO LA SITUACIóN CLIMáTICA Y LAS ACCIONES FUTURAS A EMPRENDER

Estas cumbres anuales representan al órgano supremo de toma de decisiones de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático y buscan acciones coordinadas para mitigar la crisis climática. En ellas pueden participar todos los países que integran la convención, además de representantes de empresas, organizaciones internacionales, grupos de interés y asociaciones, los que tienen el estatuto de observador. Por tanto es un foro extensísimo que congregará hasta 50 jefes de estado, y el paso de unos 25.000 asistentes por sus actos, conferencias y reuniones.

Durante estas dos semanas de duración, del 2 al 13 de diciembre, y en particular durante la primera semana, confluyen miles de científicos, técnicos, empresarios, representantes institucionales, de organizaciones no gubernamentales y gobiernos provenientes de todo el mundo con el objetivo de compartir y discutir sobre aspectos y propuestas de carácter técnico. Durante las últimas jornadas, denominadas “tramo ministerial” se dan cita los jefes de Estado y los máximos responsables gubernamentales para acordar medidas y compromisos consensuados.

Conferencia del clima COP25Ante las últimas noticias de la evolución climática, cabe pensar que desde esta COP25 los países deben acelerar y harán más ambiciosos sus planes climáticos. Así mismo, se deberían cerrar algunos temas que quedaron pendientes en la anterior COP24 celebrada en Katowice (Polonia), para poder afrontar la activación del Acuerdo de París, que empezará a funcionar en 2020, con el objetivo de limitar el aumento global de la temperatura por debajo de 2ºC  en 2100, siendo el objetivo deseable de 1,5ºC.

LOS COMPROMISOS DE LOS GOBIERNOS SON LA CLAVE PARA CONTENER LA CRISIS CLIMáTICA CAUSADA POR LAS EMISIONES

En España, a pesar de los cambios de gobierno, de las políticas un tanto erráticas en cuanto a las energías renovables, y de tener que gestionar la economía con presupuestos aplazados, se va haciendo los deberes por lo que respecta al control de las emisiones. No obstante, el actual ejecutivo, actualmente en funciones, se ha posicionado claramente en aplicar medidas adicionales para mantener y mejorar los objetivos europeos de reducción de las emisiones de carbono.

A partir de la voz de la ciencia y de la técnica que remueven nuestra conciencia medioambiental, esta COP25 estará fuertemente presionada por una sociedad que exige a gritos medidas contundentes a los Gobiernos para ajustarse a las recomendaciones de los científicos. Ojala así sea, y se deje en evidencia aquellos negacionistas que respondiendo a extraños intereses niegan la evidencia.