¿Cómo funcionan las cámaras termográficas?

Victoria Gómez

Las nuevas cámaras termográficas sirven para detectar la fiebre al momento con una cámara que apunta a la cabeza y detecta posibles contagios. El acceso a cualquier recinto esta prohibido a personas con temperaturas mayores de 37’5 incluso aunque no sea por coronavirus. Gracias a esta tecnología se podrá detectar las temperaturas y alertará a multitud de empresas.

Este método se ha implantado para garantizar la seguridad y cuidar posibles contagios en lugares cerrados, aun así, existen casos de fiebre por otras razones las cuales se encontrarán vetadas al acceso. Multitud de edificios están implantando este sistema de seguridad con la normativa especifica de protección de datos para el tratamiento de información seguridad y confidencial. Los datos recogidos por las cámaras termográficas no van a ninguna parte, no se guardan, ni procesan, ni vinculan personas con rostros y temperaturas.

Estos sistemas pueden costar hasta 15.000 euros teniendo en cuenta el diseño pospandemia de cámaras que miden las temperaturas de hasta 30 personas de manera simultánea, todo homologado para resultados. Su instalación requiere seguir las clausulas de privacidad impuestas con la normativa.