CENTRALES TERMOSOLARES DE TORRE

Manuel Molins

Una de las última tecnologías solares utilizadas se basa en que un campo solar refleja el sol hacia lo alto de una torre elevada, donde se capta esa energía. Esta tecnología se basa en un campo solar formado por heliostatos, espejos dotados de movimiento que van variando su orientación de forma que permanente reflejan el sol hacia un mismo punto, un punto en el que se encuentra una caldera en lo alto de una torre. De esta forma se calienta el fluido que circula por la caldera, el cual transfiere posteriormente su energía generando vapor, que alimentando una turbina hace girar un generador eléctrico, produciendo así electricidad.

LAS CENTRALES TERMOSOLARES DE TORRE SE CARACTERIZAN POR TENER UN CONJUNTO DE ESPEJOS ENFOCANDO  UNA CALDERA EN LO ALTO DE UNA TORRE

Esta configuración se complementa con un sistema de almacenamiento de energía que permite que se pueda acumular esa energía para generar electricidad más allá de las horas de irradiación solar. En general, se utilizan unos grandes depósitos con sales fundidas que son capaces de almacenar energía térmica mediante el aumento de su temperatura, para después cederla al sistema de generación de vapor y a partir de allí mover a una turbina de vapor solidaria al generador eléctrico.

Actualmente se está construyendo una central con una torre de 220 m de altura, una construcción gigantesca. Se trata de uno de los últimos hitos en la construcción de proyectos termosolares, lo ejecutan Abengoa y Acciona en el desierto de Atacama (Chile) y que es propiedad de EIG Global Energy Partners. Con un peso de 2.300 toneladas, esta torre de alta complejidad recibirá concentrada la radiación solar proyectada desde los 10.600 heliostatos que rodean la torre. Es la primera vez que se realiza un proyecto de esta magnitud a nivel mundial.

LA CENTRAL “CERRO DOMINADOR” EN CHILE TIENE UNA TORRE DE CAPTACIÓN DE 220 M DE ALTURA

Este proyecto termosolar denominado “Cerro Dominador”, ha protagonizado, recientemente, uno de los momentos clave antes de su próxima entrada en operación: el izado e instalación de su receptor solar a 220 metros de altura. El mismo se ubicó en la parte más alta de la torre central del complejo. La maniobra completa duró una semana efectuando la elevación con 16 gatos industriales hidráulicos. Con una velocidad de ascenso muy lenta, se consiguió su ubicación definitiva satisfactoriamente, todo y la complejidad técnica de todo el procedimiento.

Es de destacar que la ingeniería, parte de una idea conceptual de las compañías citadas. Así mismo la construcción de la central y la concepción de la operación la están llevando a cabo estas dos empresas españolas. Este hecho pone de manifiesto la capacidad técnica y el liderazgo a nivel mundial en el sector renovable de las empresas españolas.