Casas prefabricadas y verano: un buen tándem

La tendencia ecológica ha llegado para quedarse y el sector de la construcción no queda al margen. Con el verano y las altas temperaturas como protagonistas, cobran protagonismo alternativas como la de las casas de madera, cuyas ventas se han disparado según el portal Uniservi.

Un buen ejemplo más de la mayor conciencia ecológica de los ciudadanos, que apuestan por esta tipo de vivienda como alternativa totalmente válida a las construcciones tradicionales.

Precio variable

Por un lado, el hecho de que el precio sea totalmente variable. A la hora de adquirirla, si se apuesta por un modelo estándar el precio será mucho más económico. Si bien siempre se puede personalizar a un 100%, haciendo por tanto que el precio aumente. Factores como el tamaño, los materiales utilizado el equipamiento son algunos de los que hacen que su coste varíe tanto.

También influye que muchas de estas casas modulares están fabricadas a partir de materiales sostenibles, ayudando a la preservación del planeta. El hecho de que uno de los elementos más utilizados sea la madera hace que la propia vivienda no suponga un impacto para el medio en el cual se coloca. Al no necesitar la creación de cimientos hace que la huella de las mismas no sea tan evidente en el medio en el que se instala.

Su fabricación suele ser rápida. Con tan solo unos dos meses será posible obtener una vivienda totalmente personalizada. Dependerá en todo momento de las características que cada uno de los compradores desee en la propia vivienda. Pero ante este tipo de beneficios, algunas empresas como pueden ser La Casa Prefabricada o La Casa de Madera afirman que el verdadero motivo que impulsa a los usuarios a adquirir este tipo de vivienda es el ahorro energético.

La electricidad: ¿más cara o barata?

El coste en cuanto a consumo de electricidad es mucho menor que en una vivienda tradicional gracias a la autoregulación que posee. La autoregulación a partir de las ventanas aislantes o las propias características de la madera hace que la vivienda se mantenga fría durante el verano y cálida en invierno.

Por su parte, el mantenimiento de las casas prefabricadas tiene un coste realmente bajo, por lo que apenas supondrá un desembolso de dinero de gran volumen a nivel anual. En España cada vez son más quienes apuestan por una construcción de estas características.