Carne de laboratorio ¿El alimento del futuro?

El alimento que promete salvar el planeta

Laboratorio

La carne artificial es creada en un laboratorio a partir de células madre. Estás células son extraídas mediante una biopsia causando un daño mínimo al animal. Las células comienzan a trabajar después en un espacio controlado hasta crear un nuevo tejido muscular.

De momento está muy lejos de ser comercializada pero son muchos los países que están inmersos en la investigación y desarrollo de esta técnica que podría salvar el planeta. Japón, Estados Unidos, Israel, Países Bajos y España son alguno de ellos.

Carne SintéticaEl origen de la carne in vitro viene de la NASA, como parte de una investigación espacial que buscaba encontrar fórmulas para alimentar a los astronautas en misiones de larga duración. Sin embargo, las grandes ventajas que podría tener el correcto desarrollo de este alimento ha provocado que se empiece a investigar a otros niveles.

La OMS calcula que ha causa de la explosión demográfica la demanda de alimentos se va a duplicar en los próximos 40 años y alertan que debemos buscar nuevas fuentes de alimentos para poder abastecer esta demanda.

Además de suplir este incremento en la demanda, la carne sintética resolvería de manera notable los grandes problemas medioambientales que acarrea la cría intensiva de ganado, la sobreexplotación de la tierra y el agua, la deforestación, los fertilizantes y pesticidas, así como el sufrimiento animal.

GanadoLa carne de laboratorio se presenta como una  solución milagrosa que podría dar respuesta a todos nuestros problemas. Sin embargo, la realidad es que se encuentra en un estado de investigación muy primario y aún quedan muchos frentes que solventar antes de poder comercializar este tipo de alimento.

Algunos de los problemas actuales de la carne sintética son la falta de sabor y textura, ya que el tejido que se genera es solo muscular y carece de grasa, sangre, nervios y una serie de factores que hacen que la carne sepa y tenga una textura determinada.  Otro aspecto aún sin solventar es la falta de nutrientes. A diferencia de la carne animal, la carne de laboratorio carece, de momento, del aporte vitamínico y mineral que buscamos a la hora de realizar este tipo de comidas.

Carne de vacunoLos científicos trabajan en estos aspectos que pueden llegar a ser solventados en un laboratorio pero aún así, quedan ciertos aspectos que habrá que trabajar una vez perfeccionada la materia prima. Actualmente tiene un coste muy elevado y no será hasta que se empiece a fabricar en masa que alcanzará un precio que pueda competir mínimamente con la carne que consumimos actualmente. Además, a pesar de que ha pasado estudios exhaustivos, y haberse demostrado que es completamente apta para el consumo, muchos creen que al tratarse de un producto de laboratorio generará cierto recelo a la hora de entrar al mercado.

En 2013 la Universidad de Maastricht, Países Bajos, desarrolló y testó la primera hamburguesa creada por laboratorio, bautizada con el curioso nombre de “Frankenburger”. Sin embargo han pasado ya 6 años desde entonces y tal y como hemos explicado aún quedan algunos frentes por resolver antes de que tengamos la oportunidad de ver en un restaurante o supermercado una de estas piezas de carne sintética.