¿Aun no sabes como cuidar tus uñas?

Victoria Gómez

Las uñas débiles y quebradizas pueden ser consecuencia de múltiples factores, normalmente la suma de ellos. ¿Qué factores? La edad, una alimentación incorrecta (somos lo que comemos), enfermedades sistemáticas o dermatológicas, traumatismos por manipulación de objetos como contacto con sustancias químicas, manicuras agresivas…

Las causas pueden ser muchas, pero teniendo un buen cuidado podemos solucionarlo y conseguir unas uñas fuertes y protegidas. Una de las principales practicas (y más ahora) es un buen lavado de manos, para cuidarlas es recomendable usar jabones suaves de PH neutro dado que nos dará un efecto menos agresivo y una hidratación.

Usar productos adecuados con función reparadora e hidratante, los aceites son una buena opción, sobretodo el aceite de mosqueta. Aplicarlo sobre la cutícula y posteriormente utilizar la crema hidratante de forma habitual. También se puede usar aceite de coco, de oliva o árbol de té.

Hay que seguir las recomendaciones adecuadas para cuidarlas de forma adecuada. Limar las uñas es una práctica con la que debemos tener cuidado dado que al limar los laterales de pueden rasgar. De la misma manera que el taco pulidor para alisar la superficie de la uña, el error en este caso es limar más de lo correcto y eliminar la capa superior de la uña lo que provoca un desgaste de la misma.

Y finalmente, hay que escoger una buena manicura. Si realizas tu rutina en casa es importante seguir unas pautas correctas y utilizar esmaltes respetuosos, endurecedores en el caso de que sea necesario. Muchas veces la debilitación de las uñas se produce por productos agresivos que estropean nuestro esmaltado natural.