¿Apps para comer mejor?

Funcionan adecuadamente las aplicación de ‘Real Food’

Verduras

En los últimos años la preocupación por el tipo de alimentación que llevamos ha ido en aumento. Los conceptos de comida ecológica, bio, no ultraprocesada y saludable en general son una tendencia que parece imparable y que podemos ver claramente si analizamos herramientas como Google Trends o Estadísticas de Instagram.

En España ha sido el nutricionista Carlos Ríos, quien ha encabezado el movimiento de lo que él llama Real Fooding, un movimiento que planta cara a los ultraprocesados e intenta concienciarnos de los daños que puede tener abusar de este tipo de alimentos en nuestra dieta diaria.

teléfono móvilA raíz de todo este movimiento de masas alrededor de lo saludable, no han tardado en aparecer las primeras apps que buscan ayudar a los consumidores a tomar mejores decisiones a la hora de realizar la compra y elegir qué productos consumir. El funcionamiento de las mismas es muy sencillo, una vez en el supermercado o espacio de compra, abres la app y mediante la cámara puedes escasear el código de barras del producto. La app te da como respuesta si el producto es bueno, medio o malo en base a su composición y valor nutricional.

Existen muchas aplicaciones, tanto en Google Play como en App Store de IOS, pero casi todas toman su núcleo de decisiones en base a Nutriscore o NOVA una base de datos que puntúa los alimentos mediante un sistema de semáforo en verde, naranja o rojo dependiendo de su valor nutricional. Algunas de estas aplicaciones tienen además un sistema de recomendaciones que ofrecen al usuario una alternativa más saludable al producto escaseado en el caso de que este haya obtenido una mala calificación.

Como toda nueva tecnología, este tipo de apps han generado debate. Algunos expertos comentan que los sistemas de NOVA o Nutriscore no son 100% fiables y que tampoco hay que tomarse al pie de la letra todo lo que estas aplicaciones móviles nos digan. Sin ir más lejos si comparamos diferentes apps podemos encontrar algunos casos donde ante un mismo producto recibamos una respuesta diferente dependiendo de la aplicación que estemos empleado. 

SupermercadoSe advierte además que estas aplicaciones pueden producir estrés en los usuarios y generar la sensación de que todos los alimentos que consumimos son nocivos, pudiendo generar pasotismo y mermando la voluntad inicial de la persona de mejorar sus hábitos de consumo.

Por otro lado encontramos otro grupo que defiende que aunque la tecnología tenga que perfeccionarse, todos estos estímulos que ayuden a la gente a mejorar sus hábitos de consumo y faciliten la tarea de llevar a cabo una dieta más saludable, son positivos.

En definitiva, la tecnología siempre desarrolla respuestas a las nuevas necesidades que aparecen en nuestra sociedad. Pero hay que saber emplearla, tomarla como una ayuda o un facilitador de una tarea u objetivo, pero sin dejar que nos afecte de forma negativa.