Amazon destruye más de 3M de productos nuevos cada año

El programa francés ‘Capital’ pone al descubierto las malas prácticas del gigante americano

Amazon Warehouse

Salvador J. Suárez Vega

Un equipo de investigación del canal francés M6 ha logrado infiltrarse dentro de diversos almacenes de la compañía de Jeff Bezos, donde sus cámaras han podido filmar como la compañía arroja a incineradoras y vertederos miles de productos nuevos.

Packaging AmazonAmazon tiene a disposición del cliente un catálogo de más de 400 millones de productos distintos pero no todos ellos resultan rentables. El programa de televisión francés ‘Capital’ ha puesto de manifiesto cómo gestiona ciertos problemas de stock sobrante o devoluciones la compañía, deshaciéndose de productos nuevos que no han conseguido vender.

“Es una aberración ecológica, económica y social”

Esta es una práctica legal, por lo que la compañía no está, a día de hoy, incurriendo en un delito. Sin embargo la noticia ha hecho saltar la alarma a diferentes asociaciones ecologistas que se han revelado contra la marca. “Es una aberración ecológica, económica y social” comentaba Guillaume Cahour, uno de los periodistas que lideró la investigación.

La compañía no da datos sobre la cantidad de productos destruidos y desmiente que no sigan programas de reciclaje. Sin embargo las imágenes captadas por el equipo infiltrado, e incluso drones, demuestran que durante los 9 meses de investigación se dejaron en los vertederos aproximadamente unos 300.000 productos. ‘Capital’ se atreve a realizar un calculo de lo que esto podría supones a nivel global, donde la cifra podría ascender a unos 3 millones de productos destruidos al año.

Amazon WarehouseBrune Poirson, la secretaria del estado para la transición del estado no tardó en pronunciarse tras la emisión del programa y asegurar que el parlamento no tardará en aprobar leyes que prohiban este tipo de prácticas a esta y otras empresas.

Ahora solo queda esperar este escándalo pueda servir para que no solo Francia, si no el resto de países europeos puedan tomar medidas para frenar este tipo de comportamientos por parte de las grandes empresas. Especialmente en un momento donde el factor ecológico está más que nunca en el punto de mira.