7 Claves para acertar con el vino

¿De qué depende el color de un vino? ¿A qué temperatura debe tomarse? ¿Con qué vino marida mejor una carne a la brasa? A pesar de llevarse degustando más de 8000 años, todavía son muchas las dudas que suscitan entre sus consumidores. Y es que los vinos tintos, blancos y espumosos no son como cualquier otra bebida, tienen particularidades que hacen que cada uno sea único e irrepetible.

Desde Hombres21 te damos 7 claves que responderán todas tus dudas:

  • Maridaje: Un vino blanco joven resulta perfecto para un aperitivo o entrante muy ligero. Un vino blanco de variedad noble, se marida con pescados blancos, mariscos o ensaladas. El vino blanco con paso por barrica es perfecto para algunos arroces o quesos curados. Los rosados son perfectos para pastas. Un vino tinto joven puede maridarse con pescados azules, carnes blancas y otras como el cordero. Los Crianzas son ideales para saborearlos con carnes a la brasay, los Reserva y Gran Reserva para guisos y platos más elaborados.
  • Etiquetado: En ella podrás encontrar no solo la Denominación de Origen del vino,sino también el tipo de uva, la añada e incluso los detalles de la cosecha.
  • Color: Depende de la variedad de la uva y del grado de maduración de la misma. Las uvas más maduras producirán vinos con tonos más oscuros y opacos, mientras que las uvas más verdes propiciarán vinos más transparentes y claros. El tiempo de crianza también influye en el color del vino. Con el tiempo, los vinos tintos con más edad se vuelven de color teja y anaranjados, en cambio, los vinos blancos tienden a volverse dorados, amarillo oro y más tarde oro viejo.
  • Intensidad: Si te gustan más los vinos suaves, es mejor que apuestes por por los Tempranillos, aquellos caldos más jóvenes. En cambio, aquellos llamados “de barrica”,entre los que se encuentran los Crianza, los Reserva o los Gran Reserva, tienen más cuerpo, más tiempo de maduración y por tanto un sabor más intenso.
  • Precio: El precio no es determinante, por lo que perfectamente puedes encontrar un vino bueno a un precio bastante asequible. Sobre todo, en España, que cuenta con una gran variedad de bodegas y, por ello, con una alta producción vitivinícola.
  • Temperatura: Acuérdate que un vino blanco ha de estar siempre a una temperatura inferior a la ambiental. En otras palabras, un buen vino blanco ha de estar muy frío, alrededor de los 10º,al igual que los rosados. Por el contrario, el vino tinto debe mantenerse entre los 14 y 16º.
  • Copas: La forma de las copas hace que el vino se perciba mejor, pues están diseñadas según la distribución de las papilas gustativas en la lengua. Para un vino tinto, se elegiría una copa de gran tamaño, de esta manera se maximiza el contacto del vino con el aire, facilitando su oxigenación. Para el vino blanco, un tamaño menor a la de tinto y la apertura algo más abierta, para potenciar el sabor dulce del vino en boca. Para los espumosos, copas de tallo largo y una forma de cuerpo mucho más estilizada, así se conservará a baja temperatura y se apreciará la formación y evolución de las burbujas.