Llegan los gimnasios de “pago por uso”

Uno de cada diez españoles está abonado a algún club deportivo o gimnasio, según el informe European Health & Fitness Market Report 2017, elaborado por Deloitte. Sin embargo, más del 30% de éstos acuden una o ninguna vez al mes por falta de motivación o de tiempo.

Con el foco puesto en revertir esta situación, un grupo de emprendedores del sector fitness han puesto en marcha en Barcelona Reburn Studio, la primera cadena de gimnasios boutique donde el usuario sólo paga por las clases a las que asiste, sin necesidad de pagar una matrícula de inscripción ni cuotas mensuales. “Uno de los principales motivos que explican la poca fidelidad de los usuarios a los gimnasios es que no se lo pasan bien, no saben aprovechar el tiempo ni la maquinaria que tienen a su disposición y por tanto no notan resultados. Con el concepto Reburn ofrecemos clases de alto rendimiento de 45 minutos, que se adecuan al nivel de cada persona. Y lo más importante, que enganchan porque los resultados se notan enseguida”, explica Dídac Font, cofundador de Reburn.

REBURN ofrece sesiones de entrenamiento de alta intensidad en grupo adaptadas a distintos niveles. En ellas se combina entrenamiento cardiovascular en cinta de correr con entrenamiento de fuerza en suelo de manera que quemes hasta 1.000 calorías en una clase: pierde grasa, tonifica tus músculos y gana movilidad de forma eficiente en sesiones de 45 minutos.

REBURN cuenta en la actualidad con un centro de 400m2 situado en la zona Alta de Barcelona, y prevé inaugurar dos centros propios durante los próximos meses en Madrid y otro en Barcelona. “Una vez hayamos validado el modelo de negocio, la idea es crecer de forma orgánica a través de franquicias que pongan en práctica la metodología que hemos diseñado”, apunta Roger Grimau, ex-jugador de baloncesto del FC Barcelona, entre otros, e inversor del proyecto Reburn.

“Creemos que es un concepto que conecta mucho con la filosofía milennial que se está imponiendo en los últimos tiempos, de pagar exclusivamente por lo que se usa y de forma fácil, desde el propio Smartphone. Aunque, cabe decir que a Reburn asisten desde personas de 25 años hasta empresarios que superan los 50 y que aprovechan la hora de comer para ponerse en forma”.

El primer gimnasio Reburn está ubicado en el número 14-16 de la calle Amigó, junto a Plaza Francesc Macià, en el barrio de Sarrià-Sant Gervasi.